Dietas rápidas, ¿cuáles son las mejores y las peores?

Seguro que en más de una ocasión has pensado en hacer una dieta rápida, eso si no lo has hecho ya.

De entre las miles de dietas que puedes encontrar por internet y en cientos de revistas, algunas son un auténtico despropósito para la salud. Muchas de ellas rozan la legalidad, en el sentido que podemos poner seriamente en peligro nuestra integridad física si en realidad las hacemos, pero otras muchas realmente funcionan.

La regla de oro si quieres hacer una dieta rápida es sencilla: Intenta no superar los 15 días de duración, pero nunca quieras hacer este tipo de dietas por más de ese tiempo porque generalmente son dietas desequilibradas. La falta de fibra y de otros minerales y vitaminas harán que a la larga esta situación te pase factura, con problemas como anemias en el mejor de los casos, y enfermedades mucho más graves en un futuro.

De entre las dietas más populares podemos citar la dieta kellogs, la cual promete perder bastante peso en 15 días, o la dieta de la alcachofa, la cual es una de las dietas más restrictivas que podemos encontrar.

dietaalcachofa

En el caso de la dieta kellogs no está mal, se aportan bastantes nutrientes a lo largo del día y es algo que se puede sostener durante esos 15 días, ahora bien, en el caso de la alcachofa estaría mejor que olvidases hacerla porque lo único que conseguirás será enfermar.

¿Qué podemos hacer para seguir con una pérdida de peso lineal? Pues el truco es sencillo, dejarte de dietas rápidas y cambiar tu estilo de vida. Procura hacer todos los días ejercicio y verás cómo poco a poco vas adelgazando.

No se puede perder mucho peso rápidamente por temas de salud y de estética (seguro que no deseas quedar con la piel flácida), por eso tenemos que hacernos a la idea de que será una lucha constante con el paso de los meses y que tienes que dar un cambio brutal a tu forma de ver la vida.